6.2 El diseño de una investigación

Estudios experimentales y observacionales

Podemos distinguir entre dos tipos de investigación científica en las ciencias empíricas. Los estudios experimentales son estudios donde nosotros manipulamos alguna variable para darnos cuenta qué efecto tiene. En nuestro ejemplo de dos cursos con metodologías distintas, nosotros hemos manipulado la variable metodología. Como hemos mencionado antes en la sección 1.4 esta es la variable independiente. Los estudios experimentales son muy frecuentes en las ciencias naturales y también se aplican a las ciencias humanas.

En las ciencias humanas, sin embargo, a menudo nos encontramos con datos en los que no podemos manipular la variable independiente. En el caso de los datos lingüísticos de la figura 2.2, no podemos cambiar el largo de las palabras. Nos tenemos que limitar a recoger los datos e intentar discernir alguna relación entre ellas. Igual tenemos una variable dependiente «largo de palabra» y una independiente «frecuencia», solo que no controlamos la variable independiente. Este tipo de estudios son observacionales y a veces se habla de estudios correlacionales.

Fuentes de ruido en los datos

Cuando estamos haciendo un estudio experimental controlamos no solo la variable independiente, sino también podemos diseñar el experimento para minimizar el efecto de otras variables que puedan influir en la variable dependiente. La meta es de minimizar los efectos provinientes de de factores que no son relevantes para nuestro estudio a fin de poder afirmar con más confianza que los efectos observados en realidad tienen que ver con la variable independiente. En el caso de los dos grupos con metodologías distintos podemos, por ejemplo, asegurarnos de que los dos cursos tengan el mismo profesor, se dicte en horarios similares y que los de estudiantes que reciben el curso tengan características similares en cuanto a edad, género, promedio de notas en otras materias etcétera. En el caso de un estudio observacional no tenemos este nivel de control, lo que sí podemos hacer es intentar estimar el efecto de interferencia de otras variables y tomarlo en cuenta en nuestros análisis.

Incluso en el caso de un estudio experimental, no es realista esperar que podemos remover totalmente el efecto de variables irrelevantes. A lo que podemos aspirar y debemos intentar, sin embargo, es de remover la mayor cantidad posible de variación sistemática. Si en el caso del las notas de los grupos de estudiantes pusimos todos los hombres en un grupo y todas las mujeres en otro, no podemos saber si la diferencia que observamos se debe la diferencia de metodología didáctica o si es una diferencia de género. Por ello es preciso hacer lo posible para que las variables que son irrelevantes para nuestra investigación operen de manera aleatoria en nuestras muestras y, de ser posible, minimizar su efecto. Si no operan de manera aleatoria corremos el riesgo de en realidad medir otra variable –género en lugar de metodología– de la que queremos investigar, y si su efecto genera mucha varianza va a bajar la confianza que podemos tener el las conclusiones obtenidas.